ANÁLISIS DEL IMPACTO DE LA CONTAMINACIÓN DEL AIRE MADRILEÑO EN LOS PUESTOS DE TRABAJO DE JARDINERÍA

Introducción
Desde esta Sección Sindical hemos decidido plantear el debate, a nuestro juicio necesario, sobre la contaminación del aire y sus consecuencias en los trabajador@s que desarrollan sus labores ordinarias de jardinería en los distritos de Villaverde, Carabanchel y Usera (Lote 6 de los Contratos Integrales).

Creemos necesario enfocar la atención en los riesgos que acechan a los trabajador@s, quizás sin ser totalmente conscientes, del peligro que supone el respirar un aire con unos niveles de contaminación excesivos y que afectan sin duda alguna al organismo de las personas.

La cotidianidad con la que asumimos la costumbre de convivir con niveles de contaminación dañinos para el ser humano en las grandes ciudades, es un aspecto a combatir. Aprovechando el interés de este equipo de gobierno en intentar paliar los altos índices de contaminación del aire, asumimos como responsabilidad propia, el intentar ofrecer información contrastada empíricamente de los perjuicios en la salud, tanto a los trabajador@s, como a los responsables empresariales. A los primeros para que tomen conciencia, si no lo han hecho todavía, y a los segundos para que internamente traten este problema y busquen junto a los representantes sindicales y los servicios médicos las mejores soluciones para evitar los riesgos intrínsecos de la contaminación del aire en el ámbito laboral.

No se trata de imponer un punto de vista, una opinión, ni unas medidas concretas. Entendemos que el problema es indiscutible, no solo en los días que los índices de contaminación sobrepasan los niveles permitidos, también en ciertos momentos y lugares concretos en los cuales se corre un riesgo por inhalación, por ejemplo, de gases del combustible diesel, tan utilizado en maquinaria y vehículos de la empresa.

La racionalidad ante este problema, debe ser el aliado de todas las partes para intentar enfocar de manera objetiva y sensata la solución más práctica. Asumimos que el riesgo no se puede hacer desaparecer por completo, pues no depende de medidas individuales el respirar un aire limpio. Pero tener información sobre el significado de la exposición más o menos permanente a agentes contaminantes en el aire que respiramos, debiera ser el impulso para intentar poner medidas que controlen, rebajen y minimicen los impactos en la salud de los trabajador@s. Nos mueve, como representantes de los miembros de la plantilla de este Lote 6, la responsabilidad de velar de la mejor forma posible, por la salud de tod@.

El contexto actual de utilización de combustibles fósiles, de la sobreproducción industrial, añadido a los síntomas del calentamiento global del planeta por el cambio climático que aceleran el aumento de las temperaturas y alargan los periodos cálidos y rebajan las precipitaciones, son condicionantes directos del problema al que nos referimos. La falta de políticas nacionales e internacionales encaminadas a cambiar un modelo global autodestructivo, no hace que creamos en una mejora a corto plazo o medio plazo, pero estamos seguros de que los pequeños pasos son el comienzo de lo que puede ser un gran cambio que beneficie a las personas.

No podemos ni pretendemos achacar ninguna responsabilidad, ni a la política municipal, ni al servicio que presta esta UTE. Pero si pretendemos proponer una política de trabajo conjunto para rebajar el riesgo de inhalación de agentes nocivos suspendidos en el aire, que proteja a los trabajador@s y que pueda frenar en un futuro las bajas por incapacidad temporal sobrevenidas por problemas respiratorios y cardiovasculares.

Por todos estos motivos, apelamos a la voluntad y decisión de todas las partes, de poner remedio en los parámetros que son directamente achacables a todos nosotr@s, la prevención.

Descargar Completo Aquí